Crianza, Desarrollo psicomotor, Sin categoría

Hola calor, adiós pañal

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los pañales es algo que ponemos por nuestra comodidad, no porque sean necesarios, es más, hay una corriente en la que se trabaja mucho la observación de las señales de los bebés, para predecir cuando van a hacer pis y/o caca y así no manchar todo, también os digo que a día de hoy no me veo capaz con el ritmo de vida que llevo a realizar esa observación.

Llega el verano, el calor (y qué calor!!!!) y con él muchas familias se plantean la retirada del pañal, muchas veces motivada por el inicio del cole en Septiembre y esto me lleva siempre a la misma reflexión ¿la retirada del pañal es por los bebés o por los adultos? en el caso de los colegios, para mí la respuesta está clara, la necesidad es del adulto.

Tenemos aulas cada vez más masificadas, con menos apoyos…y en muchos centros además al preguntar por los posibles escapes te dicen que que no cambian de ropa, más de una vez he oído de centros en los que dejan a los peques sin cambiar hasta que puedes ir tú a cambiarlos o si no puedes hasta que salen de clase, me parece algo horroroso; además tenemos que tener en cuenta que entran juntos peques que se pueden llevar casi un año de diferencia, con lo que ahora en verano, los hay con 3 años ya cumplidos y otros que todavía tienen 2 y que se les está pidiendo conseguir lo mismo a la vez.  Por suerte en otros coles te hacen firmar una autorización para que les puedan cambiar, ya al margen del control de esfínteres, los peques se pueden poner malos.

Bueno a lo que vamos, el control de esfínteres es cuando los peques son capaces de anticiparse, con suficiente tiempo, cuando se hacen pis o caca para poder ir al baño sin mancharse y/o son capaces de aguantar un poco (algo que no recomiendan ni a los adultos, especialmente a las mujeres, ya que retener la orina puede ser causa de infección), este proceso no sólo requiere la voluntad del peque, sino también la maduración neurológica suficiente.

¿Qué edad es la “normal” para dejar el pañal?

Pues la edad para el control de esfínteres diurno se sitúa entre los 2 y los 4 años, así que fijaros si es absurdo que cuando entran en infantil de 3 años se les pida a todos que tengan este hito alcanzado, sin hablar ya de las escuelas infantiles en las que siguen protocolos casi de entrenamiento, para que logren alcanzar este hito en último curso de esta etapa.

Y el control nocturno se amplía hasta los 6-7 años.

Esto tampoco significa que haya un problema fuera de estos rangos, lo que debemos es observar, por si hubiera algún problema físico o emocional que estuviera causando esos problemas.

 

Etapas del proceso

1º Identificar cuando se están haciendo pis y/o caca (este último puede traer incluso más problemas, luego hablamos un poco de él), es la fase en la que te avisan cuando se lo están haciendo, si queremos facilitar que aprendan a identificar esta señal una opción ante de la retirada del pañal serían los pañales de tela (sin capa siempre-seco), ya que es más fácil que noten la humedad. En los pañales comerciales actuales, una de las ventajas que te venden es que “el culito siempre está seco”, pero en este paso puede ser contraproducente.

2º Avisar segundos antes. Esta etapa es muuuuy divertida, en cuanto te avisan ya puedes correr, porque es inminente, no son capaces de retener de forma voluntaria, pero empiezan a identificar las señales previas a la salida (vejiga llena), en este paso hay peques que identifican mejor las señales de la caca que del pis.

3º Anticipación. Aquí ya te dan un poco de margen y son capaces de aguantar un poco si el baño no está cerca.

 

¿Cómo podemos facilitar el proceso?

Cada peque es un mundo y va a marcar sus ritmos y tiempos y como en la mayoría de las cosas cada familia tiene que encontrar su forma, yo os voy a dar algunas ideas que además favorezcan su autonomía.

-Orinal: al principio se puede tener en la zona de juego como un objeto más, que se familiaricen con él, que lo puedan mover… Aún así hay peques que no les gusta y no lo quieren.

– Adaptador y banqueta: otra opción es tener una baqueta que les permita subir al baño y un adaptador para la taza que puedan colocar y quitar.

– Cuidar el lenguaje: un error en el que solemos caer para animarles a dejar el pañal suele ser el repetirles lo mayores que son, no necesitan que les digamos que son mayores, necesitan que les acompañemos en el proceso desde el respeto y la empatía, sin regañarles si no llegan o si pensamos que ya deberían haberlo conseguido.

– Sal con ropa de cambio.

 

Si es el propio peque el que pide estar sin pañal (aunque no controle todavía) permíteselo, igual te toca tener la fregona a mano, pero es importante respetar sus decisiones.

 

Preguntas frecuentes

  • ¿Si se vuelve a poner el pañal es perjudicial?

No, como he dicho más arriba cada uno tiene su proceso y es muy importante acompañar desde el respeto, tenemos que tener en cuenta que ellos no piden usar pañal, es algo que ponemos por nuestra comodidad, cuando se sientan preparados lo dejarán, confía.

  • ¿Si se lo quito, tiene que ser en todas partes?

No es necesario, lo mismo en casa le gusta estar sin pañal, pero para salir prefiere ponérselo, incluso hay peques que siguen necesitando el pañal para hacer caca una vez que ya controlan esfínteres.

  • ¿Es mejor en verano?

Depende del peque, si es invierno y quiere quitarse el pañal hay que respetarlo igualmente, en verano la ventaja es que si se hacen pis fuera o en casa no hay calefacción, van a pasar menos frío, pero tampoco hay un tiempo determinado para el proceso, pude durar meses o días.

 

De momento he vivido el proceso 2 veces y han sido completamente distintos, con la mayor estuvo meses, a veces tenía interés y pedía el orinal, otras veces te volvía a pedir el pañal, su interés empezó antes de cumplir los 2 años y estuvimos 3-4 meses que el interés iba y venía. Una vez con el control de esfínteres, sin escapes, tuvimos unos meses en los que no quería hacer pis fuera de casa, se negaba a ir al baño a no ser que fuera en casa o donde las abuelas, así que nos hicimos con un orinal portátil, que se podía usar también como adaptador de la taza del baño! (para niñas en el campo es ideal, no tienes que sostenerlas en vilo!!!jajajaja y le puedes poner una bolsita si quieren hacer caca). Una semana después de controlar de día le quitamos el pañal por la noche porque amanecía todas las mañanas seca, hacía pis nada mas despertarse. Con el mediano no estuvimos tantos meses y al contrario que con su hermana si hemos tenido algún escape, normalmente por estar muy metido en algún juego o esperar hasta el último momento para ir, pero al igual que su hermana el control nocturno ha ido de la mano, pero al contrario que su hermana (que le encantaba el orinal) él prefiere el adaptador. Con el pequeño todavía nos queda hasta que volvamos a vivir el proceso, jeje.

 

Hay que tener mucho cuidado con forzar estos procesos ya que podemos hacer que tengan problemas de retención por aprender a usar la musculatura de forma indebida o que cojan miedo.

 

La Caca

Con esto hay que tener especial cuidado, hay peques a los que les cuesta mucho deprenderse de ella, incluso llegar al estreñimiento, es algo muy delicado, hay peques que con un poco de trabajo y muuuucha paciencia y empatía puedes conseguir avances y otros que necesitan mucho más trabajo, os dejo aquí un enlace en el que habla de un proceso de años y como llevaron el proceso en el blog Minerva y su mundo.

 

¿Tienes alguna pregunta? Escríbenos!!!

Cuentanos como han sido tus experiencias!