Sobre nosotras…

Queremos que nos conozcáis un poco más…

Vero

Soy Vero, mamá de Emma, de Leo y de Kilian, tres terremotos que han puesto mi vida del revés. Hay cosas que antes de la maternidad ya me planteaba, pero la llegada de Emma fue el punto de inflexión donde se abrió un universo lleno de posibilidades.

Siempre me ha gustado aprender (que no estudiar) y con ellos aprendo tooodos los días, y descubro nuevos temas para investigar, nuevos horizontes que alcanzar, y así llegué al máster de psicomotricidad vivenciada, en un espacio (Psicopraxis) en el que me abrieron las puertas como estudiante y como madre, dándome la oportunidad de llevar a mi hija, que por aquel entonces tenía 1 año, si era necesario sin ningún problema. Después de eso mi cabeza empezó a fantasear con la idea de un centro donde poder acercar la psicomotricidad y todos sus beneficios a todo el mundo, y además donde pudiéramos atender a las familias, proporcionar un espacio para poder realizar actividades y formaciones con tus hijos, sin tener que elegir.

Y mi presentación formal o los “títulos” que me acompañan, soy Terapeuta Ocupacional, una profesión que descubrí mientras la estudiaba, porque no la conocía hasta ese momento, me parece una profesión bellísima y muy importante, el trabajo se hace partiendo de la persona como ser global, su fin es conseguir que las personas sean lo más autónomas posibles en su vida. Esta es mi titulación oficial, luego me he seguido formando y seguiré haciéndolo porque me apasiona seguir aprendiendo, bueno los cursos que realmente pongo en práctica en este espacio son el de Psicomotricista (formada con metodología Psicopraxis) y el de Asesora de Maternidad (formada con Asesoras Continuum, con las que me sigo formando para estar al día).

Diana

Yo soy Diana, mamá de Ian, un pequeño culo inquieto que no para jamás. Soy auxiliar de enfermería y técnico en emergencias, voluntaria en ambulancias de Cruz Roja durante muchos años aunque actualmente ya no tengo tiempo para ello. Aunque realmente mi vocación son las artes plásticas y la artesanía y desde que nació mi hijo la lactancia y la maternidad.

El Gynkgo llegó a mi como caído del cielo, aquí puedo dar rienda suelta a mi imaginación y lo mejor de todo, puedo compartirlo con los demás y enseñar o ayudar a desarrollar la imaginación de adultos y niños.

En gran parte soy autodidacta pero por ejemplo en una de mis especialidades tuve la mejor profesora del mundo, mi abuela me enseñó las bases y la pasión por el ganchillo.
En el resto de cosas digamos que en mi casa siempre ha habido pasión sobre todo por la pintura, mi padre dibuja muy bien y mi madre hace unos cuadros maravillosos; ellos nunca me “han enseñado” pero he observado mucho y lo más importante, siempre me han dejado hacer y he podido investigar y probar.
Cuando trabajo en algo (modelado, pintura, experimentación…) mi mente se despeja y olvido todo lo demás, los problemas desaparecen y todo fluye.

Además ser madre me hizo querer formarme como asesora de lactancia para poder ayudar y asesorar a otras madres que deseen dar el pecho a sus hijos. Muchas veces la desinformación y la falta de apoyo influye mucho a la hora de la lactancia materna y poder apoyar a estas madres es una labor que me fascina.