continuum, educación, infancia, juego, psicomotricidad

Si no intervengo en el juego ¿Qué hago? El rol del adulto en el juego infantil

Hoy vengo a hablaros del rol del adulto en el juego infantil, muchas veces cuando dices que no hay que intervenir en el juego, no saben que hacer, ¿es no hacer nada?¿es que los dejemos solos?

El papel del adulto es el de dar seguridad, confianza, estar PRESENTE, acompañar con la mirada…mucho más difícil que intervenir en el juego, jeje. Vamos a ver qué significa esto y como trasladarlo a nuestro día a día.
El primer juego de los bebés es la exploración, desde que nacen, a ratitos que cada vez se irán haciendo más largos, necesitan estar en una superficie que les permita explorar su cuerpo y sus movimientos, mejor en superficies firmes que blanditas, ya que si se hunden les limitamos los movimientos que pueden hacer. En esta etapa nuestro papel fundamental es proporcionarles lo que necesitan para moverse:
Seguridad, que se proporciona a través del vínculo de apego, con contacto, atendiendo sus necesidades,…
Espacio, al principio poco, después hay que ir ampliando en función de los movimientos del bebé
Tiempo, algo que nos suele costar muuuucho, dejarles explorar e intentar las cosas sin meter prisa, sin acabar nosotros lo que estén haciendo, ya sea un movimiento del cuerpo, alcanzar un objeto, introducirlo en algún sitio…para esto tenemos que tener paciencia y aprender a observar, muchas veces pensamos que no están haciendo nada y lo mismo están explorando un objeto y les ofrecemos otro pensando que se aburren, confiemos y demos tiempo a nuestros bebés.
Estas 3 premisas se pueden aplicar en todas las etapas del desarrollo, para mi lo fundamental es la OBSERVACIÓN, aprender a ver a nuestras hijas/os sin el velo de los prejuicios, y para esto es imprescindible aprender la AUTO-OBSERVACIÓN, distinguir lo mío de lo suyo, que cosas me dan miedo, asco, rabia, tristeza…respirar nuestras emociones, asumirlas, y dejarlas ir para poder observar lo que ocurre en su conjunto, ver si hay miedo, tristeza, asco… en su mirada, su gesto, su cuerpo.
Os pongo un ejemplo, estamos en un parque y hay un grupo de niños y niñas jugando juntos, se ríen, corren, gritan…y de pronto vemos un niño apartado jugando solo, dependiendo de nuestras experiencias interpretaremos la situación, podemos pensar que los demás le han apartado y está triste jugando solo porque nadie quiera jugar con él o puede ser que simplemente no le apetezca unirse al juego y haya decidido jugar mientras a otra cosa. Para saber realmente lo que pasa antes de intervenir, debemos observar, observar el juego general y observar la mirada del niño, su expresión, ¿está pendiente del juego de los otros o por el contrario está concentrado en su juego? ¿cómo es la expresión de su cara? ¿cómo tiene colocado el cuerpo? Y estas son sólo algunas cosas de las que podemos observar.
Cuando estamos en casa habrá momentos en los que jugar activamente con nuestros hijos/as y otros momentos para observar su juego, para acompañar con la presencia y la mirada. Estar presente implica  vivir en el aquí y el ahora, estar en cuerpo y en mente, escuchando los sonidos o palabras, observando sus movimientos..cuanto más pequeños sean, más necesitan esta presencia y esta mirada. Si cuando nos reclaman, por el motivo que sea, estamos, les atendemos y escuchamos poco a poco no requerirán que estemos en la misma habitación o sin hacer nada, porque sabrán que si necesitan algo podrán contar con nosotras, esto es autonomía, no hace falta hacer las cosas solo, si no pedir ayuda cuando la necesitamos, eso también es autonomía.
Esto si lo trasladamos al ámbito educativo es lo mismo, ya sea en la sala de psicomotricidad o en el aula o el patio, la mirada del adulto y la observación es clave, con estas herramientas podemos intervenir cuando realmente sea necesario y les brinda a las niñas/os la seguridad que necesitan para poder experimentar y aprender, saber que se les ve y se les escucha, sin juicios, aceptándoles como son.
Os animáis a practicar la auto-observación?? Cuando tengáis un rato observar como juegan vuestras hijas/os, o en el parque o el colegio…observar como reacciona vuestro cuerpo, la respiración, el ritmo cardiaco, observar vuestras emociones, lo que sentís, y observar lo que ocurre sin que intervengáis…os vais a sorprender!!!! Si lo hacéis compartirlo con nosotras y lo ponemos en común para aprender entre todas/os.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s