infancia

Reseña: "Nuestros maestros los niños" de Piero Ferruci

Piero Ferruci es un psicoterapeuta y filósofo al cual descubrí gracias a las lecturas que tuvimos que realizar en el máster de psicomotricidad.
El libro que leí se titula “Nuestros maestros los niños”, es muy ameno de leer, ya que lo escribe desde su perspectivo como padre de 2 niños por aquel entonces de 5 y 2 años. Los capítulos del libro están divididos por los aprendizajes más significativos realizados con sus hijos, mientras nos pone ejemplos de día a día con dos niños pequeños.
Me gusta porque no endulza la realidad, pero te hace ver que podemos desaprender para volver a aprender de la mano de nuestros hijos, y que si prestamos un poco de atención observaremos como muchas veces esos comportamiento “indeseables” en nuestros hijos cambian al cambiar nuestra actitud y como vivenciamos los momentos de conflicto y estrés.

Los capítulos son:

Atención, aquí nos muestra claramente la diferencia entre estar en cuerpo, con la mente en mil pensamientos y muy lejos de allí a ESTAR presente de verdad, porque los niños, notan la diferencia de manera abrumadora.

Verdad, en este capitulo nos habla de cómo podemos aprender a conocernos a través de la mirada de nuestros hijos, que realmente son nuestros espejos…” Un día ocurre que sin querer dejo caer al suelo un trozo de papel. En seguida Emilio me apunta con el dedo poniéndose rojo y exclamando enfadado “¡Eso no se hace! ¡No se tiran papeles al suelo! ¡Recógelo inmediatamente! ¡Eso no está bien, pillín!”. Resulta una escena cómica ver que el niño se acalora como un pequeño predicador. Después me doy cuenta: ¡ése soy yo! Yo le hablo de ese modo, yo levanto el dedo cuando le amonesto. Me está diciendo lo que yo le digo cuando tira las cosas al suelo. El predicador congestionado soy yo.”

Espacio, en este capítulo habla sobre las espectativas que muchas veces nos creamos con respecto al futuro o presente de nuestros hijos, los ideales, que tenemos que dejar a un lado, para darles SU ESPACIO, para que puedan ser. “Dejarle respirar, dejar que se desarrolle como una planta que crece sin obstáculos. Ofrecemos libertad y nos sentimos más libres. Regalamos espacio y también nosotros nos sentimos más desahogados.”

Pasado, en este capítulo habla de como nos influyen los comportamientos y hábitos de los adultos que nos rodean, y como muchas veces repetimos eso mismos patrones aunque de pequeños no nos gustara, y cómo de esa misma manera se lo transmitimos a nuestros hijos.

Identidad, Este capítulo me pareció especialmente interesante, remarca la diferencia entre el rol y la identidad de la persona, y como muchas veces nos encasillamos y encasillamos a los demás en los roles dejando a un lado nuestra propia identidad.

Transparencia, Hay una frase que resume muy bien este capítulo, “Ésta es su transparencia. A través de su estado puro y sincero los niños revelan lo que nosotros escondemos.”

Pareja, Habla sobre la relación de pareja, pero teniendo en cuenta a los hijos, como ellos hacen que las relaciones sean más intensas para bien y para mal, y cómo tenemos que cuidar esa relación, saber priorizar y lo importante de encontrarnos bien, para poder estar bien con los demás.

Inteligencia, en este capítulo, habla sobre la curiosidad innata de los más pequeños y como esa curiosidad les ayuda a aprender sobre el mundo que les rodea.

Confianza, en este capítulo nos habla de como hay que confiar en los hijos, en como afrontar los miedos a las tragedias, las enfermedades, los accidentes,…

Paciencia, este capítulo es uno de los que más me hizo reír. Expone como hay que armarse de paciencia al tener niños, asumir, que llevan otro ritmo, aceptar el desorden y la confusión, y las interminables repeticiones, de canciones, cuentos, juegos,…

Inocencia, deshacernos de los esquemas mentales, y ver el mundo a través de nuestros hijos, redescubrir las cosas, asistir a sus descubrimientos…

Espontaneidad, aprender a soltar un poco el control, a perder el miedo a no controlarlo todo, dejarnos fluir en armonía, y dejar que las cosas y la vida nos sorprenda de vez en cuando.

Voluntad, cuando ejercitamos la voluntad, nos salimos de nuestra zona de confort, para estar con los niños muchas veces es necesaria, para poder estar de verdad con ellos y para no acomodarnos en lo fácil y estar para todo.

Amor, encontrar y despertar ese amor incondicional, sin peros, amor por los hijos y por lo que nos rodea.

Todos estos capítulos son los aprendizajes que este padre ha realizado durante su crianza, ¿cuales son los tuyos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s