Personal

Avanzando pasito a pasito…

Este proyecto lleva gestándose mucho tiempo, muchas son las ideas que a lo largo de estos 4 años de maternidad han ido llenando mi cabeza, muchos los descurbimientos a nivel personal y profesional, pero no ha sido hasta este último año, en el que he conocido a mi socia, que esas ideas y sueños han empezado a tomar una forma concreta, y esa forma es El Gynkgo mágico, un lugar donde poder compartir nuestras experiencias profesionales y como madres con otras familias, un espacio para aprender y crecer.
Los pilares que sustentan este proyecto son, la maternidad/paternidad y la psicomotricidad vivenciada; son los dos motores que impulsan nuestro sueño, y son el hilo conductor para otras actividades que se engloban en este marco.

Las dos somos madres y por ello hemos vivenciado la falta de espacios donde poder hacer cosas con nuestros pequeños, cursos y formaciones a las que te quedas sin poder acudir a no ser que te separes de tu hijo, y tambien la necesidad de espacios de encuentro donde poder compartir y estar con otras madres y padres. Por suerte, ya hay algún espacio así, nosotras queremos formar parte de ese cambio, aportando nestro enfoque y partiendo de nuestras formaciones y experiencias.

La maternidad para nosotras es una oportunidad para crecer y aprender, con momentos buenos y momentos malos, pero viviendo la maternidad como algo positivo, disfrutando cada día. Creemos en una maternidad compartida, en el poder de la tribu para hacer el camino más llevadero, por que lo peor de la maternidad es encontrarte sola.

Durante la formación como psicomotricista descubrí un mundo nuevo, muchas cosas de las que vimos las había ido observando con mi hija mayor, que en ese momento tenía año y medio, pero otras las pude aprender y vivenciar en la sala donde realizábamos la formación.
Para comprender la Psicomotricidad es necesario contemplar al hombre como una unidad. La psicomotricidad recupera el lugar del cuerpo desde una perspectiva integradora, donde se contemplan las motivaciones, las carencias, donde el acto motor no está tomado en cuenta desde la segmentción, sino desde la globalidad. En la sala de psicomotricidad, el niño va a vivir todas sus posibilidades corporales en el movimiento, a partir de su desseo, de forma positiva y placentera. Pero también va a vivir las emociones y los conflictos en su interacción con el medio, expresados simbólicamente. (Pascual, C. Identidad y autonomia. Ed. la casita de Paz. Zamora, 2011)

Pronto os iremos contando más cositas de este espacio que poco a poco se va haciendo realidad.

Un abrazo y no os olvideis de jugar!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s