educación, juego

Acercándonos a la psicomotricidad …

Hoy os vengo a contar lo que es la psicomotricdad vivenciada. Muchos de vosotros habréis oído hablar de la psicomotricidad ya que en las escuelas infantiles y en infantil en los coles se suele dar, en lugar de educación física. Pues bien, esta psicomotricidad que se suele dar en estos centros en la mayoría suele ser lo que se conoce como “psicomotricidad dirigida“.


Una definición consensuada en el primer congreso europeo de psicomotricistas en Alemania (1996) ha llegado a la siguiente formulación:
Basado en una visión global de la persona, el término “psicomotricidad” integra las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensoriomotrices en la capacidad de ser y de expresarse en un contexto psicosocial. La psicomotricidad, así definida, desempeña un papel fundamental en el desarrollo armónico de la personalidad. Partiendo de esta concepción se desarrollan distintas formas de intervención psicomotriz que encuentran su aplicación, cualquiera que sea la edad, en los ámbitos preventivo, educativo, reeducativo y terapéutico. Estas prácticas psicomotrices han de conducir a la formación, a la titulación y al perfeccionamiento profesionales y constituir cada vez más el objeto de investigaciones científicas.

Para empezar tenemos distintos tipos de psicomotricidad dependiendo del campo de aplicación
La psicomotricidad educativa (preventiva), los niños a través del movimiento de su cuerpo: como jugar, saltar, manipular objetos, etc. consiguen situarse en el mundo y adquieren intuitivamente los aprendizajes necesarios para desarrollarse en la escuela y en la vida. De esta forma lúdica y casi sin enterarse trabajan conceptos relativos al espacio (arriba/abajo, delante/detrás, derecha/izquierda,…), al tiempo (rapidez, ritmo, duración,…), destrezas motrices necesarias para el equilibrio, la vista, la relación entre otros niños, etc. con los consiguientes efectos sobre la mejor capacitación y emergencia de la escritura, la lectura y las matemáticas, indispensables hoy en día para el éxito académico.
La psicomotricidad reeducativa, en este ámbito podemos encuadrar las actuaciones que se llevan a cabo para favocer el desarrollo psicomotor en niñ@s que presenten dificultades o restrasos en el desarrollo pero que no se vean asociados a ninguna patología.

La psicomotricidad terapuética, es aquella que se realiza como tratamiento y/o terapia en los casos en los que la reeducaión no puede ayudar o existe alguna patología que provoque el retraso o disfunción en cualquier área (motriz, emocional, relacional,…)


Dentro de todo esto también encontramos una clara diferencia en las escuelas de psicomotricidad, las dos grandes corrientes son:

La psicomotricidad dirigida, como su nombre indica se basa en la realización de ejercicios dirigidos por la profesora o profesor, estos ejercicios o circuitos tienen el objetivo de alcanzar determinado hito del desarrollo motor de los pequeños. Dentro de este tipo de ejercicios podemos encontrar desde los más clásicos, hasta juegos, canciones, circuitos…dependerá de la persona que realice la sesión.

La psicomotricidad vivenciada o relacional, tiene un enfoque global de la persona, no separa el cuerpo de la mente, por lo que se acompaña el desarrollo psicomotor completo, desde lo motor a lo emocional. En las sesiones se practica el juego libre, y el psicomotricista se encarga de acompañar ese juego, sin necesidad de intervenir directamente.

Es esta última práctica en la cual me he formado tanto profesional como personalmente. Esta manera de ver la psicomotricidad también supone un cambio de mirada hacia el mundo que te rodea y hacia ti mismo, en el máster no he aprendido tanto técnicas, como ha posicionarme desde otro punto, y he aprendido a ver al niño sin tanto velo de adulto que muchas veces distorsiona lo que el pequeño está viviendo; he aprendido a identificar mis miedos y a trabajarlos, he aprendido a autoobservame, para poder observar a los demás…
Todas estas herramientas de observación y escucha son imprescindibles en un psicomotricista, ya que es desde ese punto desde el cual vas a poder acompañar los procesos que vayan surgiendo en la sala.

Os cuento un poco más de cómo son las características de este tipo de psicomotricidad:

La sala: tiene que ser un lugar cálido, a ser posible libre de peligros (estanterías que se vuelquen fácil, esquinas sin proteger,…), el material con el que cuenta la sala tiene que apoyar la aparición de todos los tipos de juego así que contamos con pelotas de distintos tamaños, picas, cuerdas, telas, pinturas, papel, arcilla, plastilina, instrumentos musicales, juegos de construcción, juguetes de bebé y por supuesto no pueden faltar los módulos de psicomotricidad (módulos de gomaespuma de diferentes tamaños y formas).

El psicomotricista: Es la figura que da seguridad y confianza al grupo, permanece durante la sesión como observador activo, su presencia y mirada son importantes para el desarrollo de la sesión, pero no siempre es necesaria su intervención, dependiendo de la edad de los peques estarás más o menos “presente” en el juego de los peques. Su función es la de garantizar la evolución y el aprendizaje, sin que por ello tenga que guiar el juego, al contrario al permanecer como observador activo estará pendiente de las necesidades que surjan y actuará en consecuencia, planteándose hipótesis de trabajo, que irá implementando, como por ejemplo colocar los materiales de una manera de terminada o invitar a los niños más recelosos a expresar sus deseos, sin forzar en ningún momento y sin interrumpir los juegos que se estén dando en la sala.

La estructura de las sesiones suele ser:
– Entrada, donde podemos recordar las normas de la sala y dependiendo de la edad se puede dar espacio a si quieren compartir algo antes de empezar la sesión.
– Juego libre, la mayor parte de la sesión es juego libre, parte del deseo del niño e irá evolucionando con este.
– Salida, podemos aprovechar este momento para hablar sobre lo ocurrido en la sesión y/o ponernos los zapatos.

Esta estructura es flexible y se adaptará a las necesidades del grupo, con bebés o niños pequeños, la entra y salida se puede hacer mediante canciones.

Espero que os haya servido para saber un poco más sobre la psicomotricidad vivenciada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s