Sin categoría

Ritmos, cambios, adaptaciones…

Vivimos en un mundo de prisas, donde prima el ser productivo y competitivo, donde vivir en tribu y la cooperación quedaron atrás, pero poco a poco el cambio va llegando, cada vez son más las personas que se dan cuenta que algo va mal y hacen por cambiarlo, se salen de lo establecido para vivir según les dicta su instinto y su corazón, y por aquí anda la crianza con apego o respetuosa, se supone que se trata de respetar los ritmos de los más pequeños, tenerlos en cuenta, cubrir sus necesidades…pero luego llega el choque, según como esté estructurada tu familia y donde vivas habrá cosas que adaptar a las circunstancias.

Mucha gente da por sentado que las adaptaciones son dolorosas y que los peques lo tienen que pasar un poco mal al principio, pero según he visto tanto en mis peques como en otros esto no tiene por que ser así, esto sucede cuando la adaptación no sigue el ritmo del pequeño y este no esta preparado para el salto que le estamos proponiendo, guardería, cole, dormir en otra habitación…cada ni@ tiene su propio ritmo, y el problema surge cuando esas necesidades chocan con las del mundo adulto; en un mundo ideal, en el que viviéramos en tribu y todos colaboráramos por el bien común, estas adaptaciones en las que los peques lo pasan mal serían la excepción y no la norma, por que no tendrían que realizar esa separación de su base segura hasta que no estuvieran preparados o bien no tendrían que hacerla tan de golpe, pero nos hemos acostumbrado a que la conciliación laboral y familiar pase por más tiempo de escolarización de los pequeños en vez de más tiempo en casa con ellos y ahí esta el fallo, les metemos en una máquina con una inercia, en muchas ocasiones, muy rápida a la que se tienen que adaptar o reisgnar.

Por suerte hay en centros donde se es consciente, que cada niñ@ lleva su ritmo y se intenta que esa transición sea lo más llevadera posible, pero seamos conscientes, quitémonos esa idea de la cabeza que las adaptaciones son penosas y duras, no tienen por que serlo, si tenéis que buscar guardería o cole, porque no hay otra forma, intentar que sea un sitio respetuoso, que entiendan que los procesos llevan su tiempo y que muchas veces forzar esos ritmos no traen nada bueno; está claro que en muchas ocasiones los peques llorarán, pero no es lo mismo llorar sólo, que llorar acompañado.

Encontrar el equilibrio es difícil, hay que entender que no lloran por chantajearnos o manipularnos, lloran para expresarse, lloran, por que si tiene vocabulario ya nos han dicho que no quieren, que quieren estar con nosotros, pero necesitan sacarlo, permitamosles que lo hagan, acompañemos el llanto y expliquemosles que no les abandonamos, que vamos a volver a por ell@s.

Algo extraordinario en l@s niñ@s es su capacidad para no guardar rencor, se enfadan y al segundo ya están riendo, aprendamos de ell@s, aprendamos a reír!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s