Sin categoría

Buscando el equilibrio

La verdad es que no tenía intención de empezar publicando algo personal en el blog, pero seguro que hay mamás y papás en nuestra misma situación y hay veces que ver las cosas con perspectiva nos ayuda a encontrar una solución.
Es Septiembre, mes de cambios, entra el otoño y despedimos el verano, y en nuestro caso el mayor cambio viene con la incorporación de nuestra pequeña hada al cole; se que no es nada del otro mundo, muchos niños empiezan el cole en Septiembre, pero para nosotros es un momento crítico, creemos en la crianza con apego, respetuosa o nombre por el que lo quieras llamar, intentamos en la medida en la que podemos y sabemos respetar los ritmos de nuestros pequeños, el problema surge cuando los ritmos chocan, y cuando estás en medio de la colisión el caos no te deja ver con claridad donde encontrar la salida. Pues en esa colisión nos encontramos, por un lado nuestra pequeña hada tiene ya 4 años, empieza segundo de infantil, hasta ahora ha estado en casa conmigo, hemos tenido esa inmensa suerte, y el año pasado aumentamos la familia con nuestro pequeño hado, y no os voy a mentir ha sido un año intenso, con muchas luces y con sus sombras, pero por desagracia, el poder estar con ellos en casa tiene su cara B, papá casi no está, y el día a día sola con los dos muchas veces se hace cuesta arriba, dias y noches, que nuestro papá tiene turnos cambiantes…
En esta situación estábamos cuando decidimos matricular a nuestra pequeña, pensando, que un rato por la mañana de juego, en un cole cercano que encontramos bastantante respetuoso, nos podría ayudar a encontrar ese equilibrio para poder atenderles mejor y estar más relajada con ellos; pero los inicios no están siendo fáciles, no queremos obligar a nuestra pequeña a hacer algo que no quiera, y menos si va a suponer llantos y tristezas, pero luego llegan los días sola con los dos y el mundo se me vuelve a venir encima…
No quiero caer en chantajes ni amenazas…porque si va,quiero que sea por que va feliz y contenta, y eso no lo estoy viendo, sale contenta pero aún así tiene muy claro que no quiere ir.
En el cole estamos buscando con la profe la manera de que le apetezca quedarse y que el momento de la separación no sea tan duro, pero lo sigue siendo, tenemos momentos agridulces, ya que hoy ha sido la peor entrada pero al ir a recogerla, he podido observarla desde fuera jugando con niñas de su clase que hasta ahora no lo había hecho…y aqui ando pensando, valorando, hasta donde estoy dispuesta a tirar, adaptarse a toda costa? o buscar un equilibrio en casa?

Es difíl, muy difícil, pero quiero estar bien, para poder estar bien con ellos, porque se merecen a la mejor madre del mundo, no a una mujer estresada que salta a la mínima y que gruñe mas que habla, pero no por encima de la felicidad de mi pequeña hada que hace que brille el sol hasta en los días más oscuros.

¿Vuestros peques están en casa o en el cole?¿habeis tenido que vivir algo similar?
Cuando encuentre la salida y consiga un medio equilibrio os lo contaré por si podemos ayudar a alguien que pase por lo mismo.

Un abrazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s